Una persona jurídica en estado de insolvencia tiene la obligación de solicitar la declaración en concurso de acreedores en los dos meses siguientes a su estado de insolvencia o desde que tuvo conocimiento de dicha situación. Si bien, el deudor en dificultades puede no presentar la solución de declaración de concurso si cumple determinados requisitos: