“Tempus fugit” (el tiempo vuela) y eso es lo precisamente sucede en el ámbito laboral. Salvo aquellas acciones que se pueden ejercitar en el plazo de un año, como las reclamaciones de cantidad, existen otras, cuyo plazo de reclamación es breve, en concreto 20 días, estamos además ante acciones de aspectos fundamentales en el ámbito