La ley de la Ordenación de la Edificación regula la responsabilidad de los agentes que intervienen en un proceso constructivo frente a los propietarios y adquirientes siendo limitada en el tiempo, como ya pusimos de manifiesto en una publicación anterior: Reduciéndose a diez años por daños materiales del edificio que afecten a cimentación, vigas, muros